Cartas desde el maltrato: una historia delirante

Acabo de leer un folletín inmundo titulado «Cartas desde el maltrato». Bueno, para ser sincero debo decir que no he sido capaz de terminarlo, pese a su escaso número de páginas. Su «autor» es Roberto Martínez. Lo entrecomillo porque al parecer este señor no es su verdadero autor sino que se ha limitado, según se anuncia en la solapa del libelo, a transcribir y ordenar las cartas «auténticas» y «manuscritas» de «Montse», el nick de una presunta «maltratada», verdadera autora y protagonista del engendro.

Según nos dice el «transcriba» Martínez, este bochornoso dislate epistolar es autobiográfico y tan real que «en muchas cartas se aprecian con claridad restos evidentes de fluidos: lágrimas, sangre, etc», lo que, asombrosamente, cita el susodicho como virtud literaria insuperable. Patético.

En las «cartas» se pretende relatar, con nulo acierto, los desmanes de «Quique», marido de «Montse», su supuesto maltratador. Un rufián y cocainómano por más señas. El libelo reune todos los tópicos del feminismo radical más repugnante. Una historia inverosimil, pueril, descabellada y absurda, sin pies ni cabeza, con la zafiedad, el mal gusto y la sordidez -sin justificación narrativa alguna-, como únicos argumentos. Toda la basura hedieonda y falaz «de género», oportunista y demagógica, se da cita en este deshecho de tienta literaria.

Y es que en mi vida he visto publicado un bodrio semejante. Ya se explica por qué se trata de una autoedición. Ni los folletines carpetovetónicos más delirantes -Corin Tellado era una mezcla excelsa de Cervantes y Shakespeare al lado de este «dúo»- se aproximan siquiera a esta alucinante producción «literaria».

Para mayor morbo, los «coautores», unidos por una tierna relación de pareja al amor de su esfuerzo «literario», al final han salido tarifando por asuntos económicos. Según ha explicado pública y detalladamente el Sr. Martínez, parece ser que nuestra heroina no estaba dispuesta a renunciar a sus derechos de autor. Claro que a lo peor, dado el batacazo de ventas, este es otro «argumento» para conseguir vender algún ejemplar, cosa harto difícil pues lógicamente se ha retirado de todas las librerías.

En resumen: un esperpento sólo apto para lectores intelectualmente sadomasoquistas. Afortunadamente mi ejemplar, adquirido por encargo, se acompaña de un tique regalo lo que me permitirá el enorme placer de devolverlo y regalarme un verdadero libro.

Autor

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Lo más leído