Follar expresamente

Follar expresamente

Lo ha dicho Carmen Calvo. La misma que siendo ministra de Cultura de Zapatero dijo aquello tan meritorio de que «el dinero público no es de nadie». La misma que hoy es vicepresidenta del Gobierno de Sánchez, el Okupa. Lo ha dicho en plan elíptico, lo de follar digo, pero lo ha dicho rotunda e inequívocamente.Alto y claro; en pleno uso de sus facultades mentales, supongo. «Si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no». Calvo dixit.

O sea, que en una pareja heterosexual -de las intimidades entre los miembros y miembras de los «otros modelos» de pareja, homo, bi, o transexual, la egabrense y muy feminista triministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad no ha dicho, ni dirá ni pio- todo acto sexual no consentido «expresamente» por la mujer, haya o no coyunda, será considerada como un gravísimo delito de agresión sexual. Y si la hay, ya ni les cuento. Violación sin paliativos. Que el maromo de turno consienta o no el «acto» es del todo irrelevante para la señora ministra. Al parecer, un hombre nunca puede ser agredido ni violado. Nada que ver, por tanto, con su tipificación como delito. Hasta ahí podíamos llegar. Cosas de la desvergonzada discriminación positiva.

Con la tenacidad y respeto a la ley que caracterizan al muy progresista gobierno de Sánchez -y el apoyo entusiasta de Podemos y demás socios de investidura, incluso de los meapilas y acomplejados del PP y C’s-, su vicepresidenta y trimistra ha dicho que modificarán la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el Código Penal «para vincular los delitos sexuales [contra mujeres exclusivamente, faltaría más] a la falta de consentimiento expreso, y así garantizar que los tipos penales no se pongan en riesgo a través de la interpretación de los jueces». Otros que siguen en la inopia navegando en la utopía de la independencia del poder judicial mientras la egabrense ministra los tilda de prevaricadores «interpretadores» cuando le place.

Como si no hubiera dicho Alfonso Guerra, hace un huevo de años, aquello de que «Montesquieu ha muerto». Por eso doña Carmen ha tenido que recordarnos las esencias socialistas. Con un par. De ovarios, naturalmente. O sea. No pasarán. Patriarcado opresor. Constitución machista. Nosotras parimos nosotras decidimos. Yo también soy Juana. Yo te creo, tía. No es no. Denúncialo. Vosotros machistas sois los terroristas y todo eso.

La cosa es tan chusca que en cualquier otro país occidental unas intenciones tan aviesas y totalitarias la habrían obligado a dimitir. Y en éste, en otros tiempos, el pueblo soberano la hubiera tirado al pilón. Recuérdese el motín de Esquilache. Pero ahora, en España, todo vale para el Gran Hermano. Destruida la familia y la libertad, ocupa sus parcelas el Estado, que ya legisla sobre las conciencias y las alcobas y dicta el pensamiento único de los ciudadanos. La nueva religión obligatoria del materialismo ateo. Pierde el liberalismo, gana el Estado. Mientras, los medios de comunicación y propaganda, cómplices enfervorizados o serviles, aplauden en masa o no se atreven a rechistar.

Parece como si Orwell hubiera tomado España como modelo de su famosa «1984» al describir la tragedia social que se avecinaba.

Autor

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Lo más leído