MUNDO INSÓLITO

Maravillas del mundo animal: el pájaro bobo de se va de pesca

Las aves se mueven con una elegancia cómica, como Fred Astaire y Judy Garland en su papel de vagabundos ataviados con enormes zapatos azueles.

Pero salen de pesca y arrasan: pueden sumergirse hasta 20 metros en sus descensos en picado.

Los pájaros bobos se distribuyen principalmente por los océanos tropicales.

Se caracterizan por tener un pico robusto, largo y puntiagudo y sus patas cortas y con pies palmeados están situadas muy atrás, diseñados para nadar, lo que les da un aspecto torpe cuando andan.

Se alimentan pescando en el mar lanzándose en picado durante el vuelo. Estas aves con cuerpo en forma de torpedo se sumergen a gran velocidad desde alturas impresionantes para atrapar peces y calamares.

Se alimentan de manera voraz y espectacular: vuelan en círculos sobre el agua, pendientes del menor aleteo de algún pez, y quedan suspendidos por una fracción de segundo en medio del aire antes de lanzarse de cabeza sobre sus objetivos, como misiles que se arrojan desde un avión.

Riñen entre ellos por el territorio y los sitios para anidar.

Evitan a los pájaros fregata, que despluman las colas de los piqueros e intentan obligarlos a regurgitar los peces que acaban de atrapar, aunque la mayor parte del tiempo no lo logran.

En las Galápagos y en la isla Isabel, un parque nacional en Nayarit, México, los bobos de pata azul no tienen depredadores reales a los que temer ni cazadores humanos de los que tengan que huir; por lo tanto, tienen una orgullosa vida pública.

Esta apertura y accesibilidad, además de cautivar a los turistas, también ha dado cierta bonanza a los científicos.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído