Anamasteyoga

¿Te falta el aire por ansiedad? ¡Controla tu respiración!

¿Te falta el aire por ansiedad? ¡Controla tu respiración!
Ansiedad YT

La respiración controlada consiste en aprender a respirar lentamente – de 8 a 12 ciclos de inhalación/exhalación por minuto- no demasiado profundamente, usando el diafragma en lugar de respirar sólo con el tórax. El aprendizaje de esta técnica requiere de una práctica frecuente para conseguir su dominio progresivo pero no sólo de una vez. Debemos pensar que dicha práctica sigue una pauta que explicamos a continuación:

Elige un momento en que no vayas a ser interrumpido. Un lugar con luz tenue y sin sonidos distractores. Durante los primeros cuatro días, hazlo con los ojos cerrados. Después, con los ojos abiertos.

Posición sentada. Si no puedes respirar correctamente, puedes empezar por una posición reclinada o tendida.

Afloja la ropa, cualquier cosa que te pueda molestar en la cintura y el abdomen. Siéntete cómodo y coloca una mano sobre el pecho y otra sobre el abdomen.

Inspira por la nariz y espira – lenta y suavemente – por la boca. Si tienes problemas para inhalar por la nariz, hazlo por la boca, pero sin abrirla demasiado.

Inspira durante 3 segundos, usando el diafragma pero sin elevar los hombros ni mover el pecho. Observarás cómo es el abdomen el que se eleva.

Espira durante otros 3 segundos. El abdomen vuelve a su posición original. Haz una pausa breve, de 2 sgs, antes de reiniciar el ciclo, de manera que hagas entre 8 a 12 respiraciones completas (inhalación y exhalación) por minuto, según sq.

No respires muy profundamente porque podrías producir una hiperventilación pero, tampoco, muy superficialmente porque te sentirías incómodo. No te debe costar esfuerzo.

Al mismo tiempo que respiras puedes hacer alguna de las siguientes cosas que se han mostrado útiles: repetirte las palabras “calma”, “relax” o “tranquilo”, al espirar; Contar cada ciclo respiratorio,  interna y lentamente, de 1 a 3 en la inspiración y de 4 a 6 en la respiración y 1, al iniciar la pausa.

Practica la respiración controlada dos veces al día durante 10 minutos.

Tras un par de semanas haciendo la respiración controlada, tumbado o sentado, practícala de pie y caminando. Posteriormente, pasa a hacerlo en un ambiente no seguro – como un lugar ruidoso – o después de haber practicado ejercicio físico. Finalmente, haz la práctica tras una situación de tensión física o emocional, para reducirla.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.
Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído