CAMILLE PAGLIA

‘Sexual Personae’: lo femenino

'Arte y decadencia desde Nefertiti a Emily Dickinson', el libro fundacional del nuevo feminismo más provocador

'Sexual Personae': lo femenino
Amor y beso. PD

«La mujer hermosa es observada y acosada en cualquier parte. Es el símbolo último del deseo humano. Lo femenino es lo-que-se-desea; y se aleja allende nuestro alcance. De ahí que haya siempre un elemento femenino en el joven hermoso de la homosexualidad masculina.»

«Lo femenino es lo evasivo, lo que se escapa siempre, un brillo plateado en el horizonte. Seguimos esa imagen con ojos anhelantes: quizá ésta, quizá esta vez. La búsqueda del sexo puede ocultar un sueño de liberarse del sexo. El sexo, el conocimiento y el poder están profundamente conectados; no podemos tener el uno sin los otros.»

«La identificación mitológica de la mujer con la naturaleza es correcta. La contribución masculina a la procreación es momentánea y efímera. La concepción es un momento preciso, uno más de nuestros fálicos apogeos de actividad, tras el cual, el hombre, ya inútil, se aparta. La mujer embarazada es demónicamente completa. En cuanto que entidad ontológica no necesita nada ni a nadie. La mujer encinta pasa nueve meses empollando su propia creación; yo mantengo que una mujer embarazada constituye el patrón de todo tipo de solipsismo, que la atribución histórica de narcisismo a las mujeres es otro mito que responde a la realidad. La solidaridad masculina y el patriarcado fueron las medidas a las que tuvo que recurrir el hombre para combatir la terrible sensación del dominio de la mujer, su impenetrabilidad, su alianza arquetípica con la naturaleza ctónica. El cuerpo de la mujer es un laberinto en el que el hombre se pierde. Es un jardín cerrado, el hortus conclusus medieval, en el que la naturaleza ejerce su brujería demónica.»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído