Un escándalo sexual sin precedentes en la Iglesia católica

Julio III, el romano pontífice que adoptó a un niño para acostarse con él

Julio III, el romano pontífice que adoptó a un niño para acostarse con él
Julio III, papa de la Iglesia católica (1550 a 1555). EP

Cabeza de la Iglesia católica y pederasta. A lo largo de la historia no todos los papas han comulgado con las ideas que promulgaban en sus escritos. Entre estos, Giovanni Maria Ciocchi del Monte, conocido como Julio III, destacó por un escándalo sexual sin precedentes.

Giovanni había nacido el 10 de septiembre de 1487 en Roma y fue nombrado cardenal presbítero por Pablo III en 1536. De esta manera, el futuro papa participó directamente los preparativos del Concilio de Trento, el cual llegaría a presidir. Finalmente, en el año 1550, y pese a la oposición del emperador Carlos I, fue elegido papa en un cónclave al que asistieron cuarenta y ocho cardenales. Desde el principio de su papado trató poner fin al conflicto entre católicos y reformistas, acontecimiento que dividió a Europa.

No obstante, pese al importante papel que ejerció en el concilio, sus cinco años como máximo responsable de la Iglesia católica estuvieron manchados por sus conductas homosexuales con Innocenzo Ciocchi Del Monte, un joven cardenal que él mismo había tomado como ‘hijo adoptivo’.

Del Monte era un joven de apenas 18 años –algunas fuentes históricas afirman que era menor– y poco a poco apareció un rumor sobre la relación de ambos eclesiásticos. El papa lo había conocido cuando tenía 13 y los historiadores hablan de que las relaciones comenzaron desde aquel primer contacto.

«Se enamoró locamente del chico (…) y como beneficio por su prostitución fue elevado al cargo de cardenal», escribe el historiador australiano-estadounidense Robert Aldrich.

Por otra parte, el académico y catedrático Louis Crompton explica en «Homosexualidad y civilización» que Del Monte no era especialmente atractivo. Así, los autores de la época lo apodaban «el nuevo Ganimedes», haciendo una alusión satírica a la figura del hermoso príncipe troyano que fue raptado por el dios Zeus.

Asimismo, el teólogo Thomas Beard comentaba que el papa solo nombraba nuevos cargos si previamente se había acostado con los clérigos.

No sería hasta 1555 cuando la Iglesia católica pudo volver a poner orden en su propia casa. Julio III falleció y a Innocenzo le fueron arrebatados todos sus bienes.

Abatido, el joven de 23 años perdió el camino de Dios, por si no lo había hecho ya, y fue desterrado tras el asesinato de dos hombres que lo habían insultado y por violar a dos mujeres.

Innocenzo falleció en 1577 a la edad de 45 años y su cuerpo fue enterrado en la capilla Del Monte de la iglesia San Pietro in Montorio junto a su amor prohibido Julio III, reencontrándose así dos décadas después.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído