ESCÁNDALO DIPLOMÁTICO

Bolivia carga contra los «rambitos» de Pedro Sánchez enviados «para extraer a criminales castristas y chavistas» amigos de Podemos

"Señor Pedro Sánchez, no nos cuente cuentos de la visita diplomática"

Bolivia carga contra los "rambitos" de Pedro Sánchez enviados "para extraer a criminales castristas y chavistas" amigos de Podemos

No es aceptable que el prestigio de España se vea mezclado en algo tan truculento e inaceptable.

España, metida de lleno en la crisis diplomática que el Gobierno de Jenaine Áñez abrió con México cuando el populista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio asilo al huido Evo Morales.

España colaborando con los exministros acusados de sedición y terrorismo, que formaban parte del Ejecutivo del líder cocalero que se convirtió en mandatario y no salió del puesto hasta que le pillaron haciendo trampas en las elecciones.

España, implicada en una operación encubierta que «viola la soberanía» boliviana, que busca «sacar» a los implicados… y todo porque «están muertos de miedo» por lo que sepan Juan Ramón Quintana o Héctor Arce de los pagos al Podemos de Pablo Iglesias, Irene Montero y Monedero. Al Podemos que es socio ‘gubernamental’ del socialista Pedro Sánchez.

El delegado presidencial ante la comunidad internacional y expresidente boliviano Jorge ‘Tuto’ Quiroga cargó este domingo 29 de diciembre de 2019 de nuevo contra los «rambitos» en referencia a los policías españoles enviados a «extraer a criminales castristas y chavistas».

Además, Quiroga ha exigido al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que se disculpe con Bolivia.

«Qué penoso que Pedro Sánchez esté haciendo operativos con rambos para extraer a criminales, delincuentes blancoides y fraudulentos que conocen del proyecto castrista y chavista».

Quiroga se ha referido así a los cuatro policías que acompañaban a una delegación diplomática española que se dirigía a la residencia oficial de la embajadora mexicana en La Paz y que fueron grabados cubriéndose la parte inferior del rostro. Las autoridades bolivianas consideran «un atropello» a la soberanía del país la presencia de agentes encapuchados y presumiblemente armados.

«Estos cuatro falsos James Bond han llegado el 20 de diciembre y vinieron con el fin de extraer a criminales y delincuentes».

Eso ha afirmado en referencia a los altos cargos del Gobierno del expresidente Evo Morales asilados en la delegación mexicana y que según Quintana estarían implicados en narcotráfico, fraude electoral o financiación de «Pablo Iglesias, jefe de Podemos español», «todos miembros del proyecto socialista de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Daniel Ortega de Nicaragua».

Todo es tan rocambolesco y parece increible que un Gobierno europeo pueda meterse en semejante berenjenal, pero los indicios que acusan a Pedro Sánchez y sus subalternos, son relevantes:

  •  1. Una visita intempestiva de una encargada de Negocios a una embajadora, pero en su residencia, no en la legación oficial.
  • 2. Una escolta de «cuatro o seis hombres con la cara cubierta y presuntamente armados». El Gobierno boliviano ha tomado este acto como un «avasallamiento» de su soberanía.
  • 3. Si la visita de Cristina Borreguero a Teresa Mercado era «de cortesía», como alegó el Ministerio español de Exteriores, ¿por qué tanta escolta?
  • 4. Si el encuentro era oficial, y de ahí la protección con policías españoles sobre suelo boliviano, ¿por qué se celebraba en la residencia y no en las oficinas de la Embajada?
  • 5. En todo caso, ¿por qué el exministro de Evo Morales perseguido por terrorismo y sedición, Juan Ramón Quintana, se asoma al patio de la residencia mexicana donde ha recibido refugio «precisamente cuando llegan los dos coches oficiales de España»?
  • 6. Los agentes españoles se negaron a identificarse y trataron de escapar del escenario a la carrera.
  • 7. Y si no hay nada que extraño en todo el incidente, ¿por qué Margarita Robles, encargada de Exteriores en funciones, anuncia que mandará un funcionario a La Paz para «investigar» lo sucedido?

Quiroga ha destacado que él mismo se ha reunido con embajadores europeos y no llegan con personal de seguridad como lo hizo la encargada de negocios de España.

Quiroga lamentó que Sánchez arruine el gran trabajo de reconstrucción de la imagen de España que hizo la Monarquía para «borrar las cicatrices de la colonia», y ahora vuelva bajo el colonialismo criminal disponiendo operativos para congraciarse con Podemos y así conformar un cogobierno en España con gente ligada proyecto del socialismo del siglo XXI.

Quiroga ha señalado que los presidentes Rafael Correa, Hugo Chávez y Evo Morales pagaron 450.000 dólares al filósofo español Juan Carlos Monedero para el proyecto de la moneda única que nunca funcionó entre los gobiernos socialistas. «Así de ladrones fueron estos españoles. Lo triste y preocupante es que tienen enorme influencia en España», ha argumentado.

«Señor Pedro Sánchez, no nos cuente cuentos de la visita diplomática. No nos tome por borregos. Diga la verdad ¿Qué hacia el cónsul en esa visita? ¿Iba a darles pasaporte? Discúlpese ante Bolivia y llévese a sus cuatro rambos», ha declarado.

Para Quiroga, tanto Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, como Pedro Sánchez defienden a Evo por formar parte del proyecto castrista y de los «socios listos» del siglo XXI teniendo en cuenta que Morales «es el principal proveedor de la materia prima para la cocaína».

El pasado 27 de diciembre la encargada de negocios de la Embajada de España, Cristina Borreguero, se dirigió a la residencia oficial de la Embajada mexicana en dos coches, pero policías bolivianos impidieron el paso de dos vehículos y personal de seguridad –al menos cuatro individuos– salieron del coche encapuchados y presumiblemente armados, según las autoridades bolivianas, que consideran este acto un «atropello» a la soberanía de Bolivia.

Madrid asegura que era una visita «cortesía» y negó que pretendieran facilitar la salida de los antiguos altos cargos del Gobierno del expresidente Evo Morales. Dentro la Embajada mexicana se encuentran aproximadamente diez antiguos dirigentes en calidad de asilados políticos, cuatro de ellos con orden de aprehensión.

Son el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana; la exministra de Culturas Wilma Alanoca; el exgobernador de Oruro Víctor Hugo Vásquez y el exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC) Nicolás Laguna.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído