¿Cómo impactará el compromiso de España con las energías renovables a su acceso al G20?

Molinos eólicos
Molinos eólicos Pexels

En su cumbre anual, que este año se celebró en Japón, España participó en el G-20 como país invitado. Así viene sucediendo desde el año 2008, y ya cuenta con estatus de “invitado permanente”.

Sin embargo, si bien España no queda fuera de los eventos y discusiones del G-20, algunos consideran que sería beneficioso que verdaderamente formara parte de esta organización con estatus de miembro permanente. Es la opinión del Real Instituto Elcano, un organismo español de estudios internacionales y estratégicos. Según este ente, para consolidarse en el G20 y adquirir una mayor capacidad de decisión y de coordinación política, España debe “sembrar semillas” mediante el aporte de propuestas que involucren tanto al país como a los otros involucrados.

Un asunto en el que está demostrando ser un país líder y podría colaborar con su ingreso en el grupo de países desarrollados y emergentes. Entre las sesiones en las que participó el país a través del presidente de Gobierno, se encuentra la sesión sobre “Cambio Climático, Medio Ambiente y Energía”, un tema en el que España va a la cabeza.

España, un ejemplo en descarbonización

Los datos del último año muestran que España ha sido uno de los países que más progreso logró en el proceso de descarbonización. Efectivamente, se trata del cuarto país en el top de los que más han reducido sus emisiones de dióxido de carbono, en comparación con los países del G20. Esta reducción se ubica en un 4,1 %, y solo fue superada en el período de 2018 por Alemania, México y Francia. El resto de los países, en promedio, solo han logrado reducir sus emisiones en un 1,6 %.

¿Cuáles son los principales motivos detrás del éxito de España? Principalmente, se debe a las condiciones climáticas favorables en el país, que en 2018 permitieron que fuera posible emplear un 87 % más de energía hidráulica y un 3 % más de eólica. Así, se pudo reducir en un 17 % la utilización de energía procedente del carbón.

Aún frente a este logro, la situación española debe continuarse y mejorarse para cumplir con sus objetivos de descarbonización y reemplazo de energías para 2030. Actualmente, con estos objetivos en mente, se puede ver el trabajo en la promulgación de políticas y desarrollos que permitan la expansión de las energías renovables, como la anulación del ‘impuesto al sol’ que afectaba la energía solar y el desarrollo de energías marinas.

El impulso de las energías renovables no solo se trata de un esfuerzo político, sino que también las empresas están aprovechando el necesario crecimiento que verá el consumo de la electricidad limpia y están desarrollando tecnologías y estructuras para proveer estos servicios a la población.

Asimismo, los inversores que prevén este crecimiento en la industria, ahora pueden optar por invertir exclusivamente en empresas que se dedican a la producción y comercialización de energías limpias. La plataforma de inversión financiera en línea eToro, por ejemplo, ofrece un portafolio de empresas dedicadas a las energías renovables para los inversores que deseen colaborar con la descarbonización y, al mismo tiempo, ver los beneficios que este proceso dará en su próximo crecimiento hasta el cumplimiento de los objetivos para 2030 y 2050.

Fuente: pexels.com

 

La descarbonización en los países del G20

Si bien España ha logrado esta importante reducción del 4,1 %, la situación no es igual a nivel global. El caso de España, más bien, representa una situación particular que no se ve reflejada en sus pares, por lo que podría decirse que los objetivos del Acuerdo de París están en jaque.

A nivel global, en los países que conforman el G20, se puede identificar una ralentización en la descarbonización, que en promedio ha disminuido solo un 1,6 % en 2018. Este número es menos de la mitad de lo que se logró, por ejemplo en 2015, cuando las emisiones descendieron en un 3,3 % en comparación con el año anterior. Aquel fue el año, casualmente, en el que más de 190 países firmaron el Acuerdo de París.

Los últimos resultados indican que, si la descarbonización continúa a este ritmo, los objetivos de descarbonización para los años 2030 y 2050 no se llegarán a cumplir. Las estimaciones indican que, para los países del G20, estas reducciones deberían ser de al menos el 3 % cada año hasta 2030.

El cambio climático y el círculo vicioso de la demanda energética

Uno de los factores que probablemente tengan una importante incidencia en la ralentización de la reducción de emisiones de dióxido de carbono tiene que ver con el mismo efecto que se busca detener.

Los patrones climatológicos extremos que ya se están registrando alrededor del mundo, causados por el calentamiento global, tienen como consecuencia un aumento en la demanda de electricidad y gas, tanto para calefaccionar los hogares, como para refrigerarlos mediante el uso de aire acondicionado.

La energía que estas actividades consumen, naturalmente, proviene en su gran parte de las energías fósiles que son las que justamente deben reemplazarse para evitar que empeore el cambio climático en los próximos años. Así, este aumento en la demanda de energía implicó un aumento en las emisiones mundiales de CO2 de un 2 %, el aumento más grande que se haya registrado desde el año 2011.

Por suerte, sin embargo, la producción de electricidad con fuentes de energía renovables, como energía solar, energía eólica, biocombustibles, biomasa, energía geotérmica e hidroelectricidad, también han visto un importante crecimiento, y lograron llegar a su tasa más alta desde el año 2010, 7,2 %. Aún así, todavía representan menos del 12 % del sistema energético.

Fuente: pexels.com

En conclusión, si bien queda un largo camino por andar, España se muestra actualmente como una de las promesas en el campo de las energías renovables. Esto, entre otras cosas, podría ser un buen punto de entrada para que el país sea considerado como miembro permanente del G20, y así tener mayor incidencia en la coordinación de políticas y en la toma de decisiones que este grupo de países representa.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído