Kremer de Seda

Carlos Pecker Pérez de Lama

Érase una vez en… Hollywood

La vejez ha llegado de la peor manera posible a un Quentin Tarantino que aburre a las ovejas.

De las 2h45 del largo solo salvo los últimos 30´, desde que una joven juguetona le dice a Brad Pitt: ”¿Quieres que te la chupe?”, hasta el final, aunque ni siquiera el último plano merece la pena.

No sabía si mi eterna caminata de 2.000km con mi amigo Bosquimano, en honor a los 18 marineros que recorrieron la Primera Circunnavegación a la Tierra, me había vuelto loco. O si al leer las críticas de los supuestos gurús del cine estaba alucinando (El País la pone como la cuarta mejor película de Tarantino), pero como no me caso ni con mi perra, os digo que os vais a llevar una tremenda sorpresa al ver este decepcionante film.

Si en la Primera Vuelta al Mundo a Magallanes le dio una paranoia y se creyó un semidios, enfrentándose con 50 hombres a más de mil, cosa que le costó que Lapu-Lapu le arrancara la cabeza, en ¨Érase una vez en… Hollywood¨, Quentin Tarantino, uno de los más grandes directores de las últimas décadas, se ha hecho el harakiri con un guion desastroso, sin saber aprovechar la cantidad de posibilidades que tenía la historia, y con un reparto que ya quisiera cualquier otro director.

Os aconsejo que veáis mis casi 2.000 vídeos de Instagram de mi última aventura, porque cualquiera de ellos es mucho más entretenido. Bueno, quizás me pase un poco, pero ya me diréis si la mayoría de críticos han perdido el norte, o si Tarantino va cuesta abajo y sin frenos hacia un sur descolorido y en decadencia.

¡Despierta Quentin Jerome!

1 ★

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Pecker

Realizador, Periodista, Camarógrafo, Técnico de sonido, Iluminador, Editor, Profesor universitario y Escritor.

Lo más leído