Filipinas: El tesoro oculto de Asia

Es uno de los principales destinos en Asia, y a la vez su tesoro oculto. Hablar de Filipinas, es visitar los arrozales de Banue, en la isla de Luzón, indescriptible postal de colores mágicos, declarado Patrimonio de la Humanidad y reconocido como la 8ª maravilla del mundo. También en Luzón, Pagsanjan o el Infierno Vegetal, a poco más de 100 km al sur de Manila, jungla tropical entre acantilados fluviales.

Otra de las etapas básica son las “Chocolate Hills”, en la isla de Bohol, 101 colinas que conforman un paisaje único en el mundo. Por último, el Gran Sur y Mindanao cuentan con un buen número de lagos, manglares y marismas en los alrededores del volcán Apo.

Los amantes del mar y la playa, tienen en Boracay su principal objetivo. Allí el islote de Inanuran, alberga la playa de Pamalican. También las costas de Mindanao y Palawan, son prácticamente salvajes y muy poco explotadas. Algún que otro resort de lujo se alterna con hoteles familiares modestos pero de excelente servicio.

Manila, su capital se encuentra al sur de la isla de Luzón. Como muchas urbes del sureste asiático sufre un tráfico infernal. Visita su centro histórico de estilo colonial donde destaca la Iglesia de San Agustín, el Fuerte Santiago y el cementerio chino de Santa Cruz.

Para terminar, es indispensable atreverse a probar “adobo”, plato típico filipino, mezcla de pollo y cerdo, cocinado con ajo, vinagre y salsa de soja. A éste y a cualquier plato filipino le acompaña siempre una porción de arroz. Por supuesto en un archipiélago, el pescado pinta y mucho: bangus, pescado de leche (milkfish), lapu-lapu y tilapa son los más conocidos.

Fuente: Skyscanner

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído