LA BOMBA DEMOGRÁFICA

Uruguay: El plan de repoblación del país con más vacas que personas (que no le gusta a la izquierda)

Uruguay: El plan de repoblación del país con más vacas que personas (que no le gusta a la izquierda)
Pepe Mujica y Luis Lacalle Pou.

Uruguay es llamado por sus propios habitantes como el “paisito”, el país suramericano destaca porque desde hace 30 años su población sigue siendo la misma, 3,5 millones de personas.

El país suramericano que también es reconocido por ser “el país con más vacas que personas”, pretende ahora llevar a cabo un plan para repoblarse, su presidente electo, Luis Lacalle Pou, quien tomará posesión el próximo 1 de marzo de 2020, ha anunciado el nuevo plan.

«Uruguay siempre ha sido un país de brazos abiertos para países que están expulsando a su gente, venezolanos, cubanos y de otros lugares», dijo el presidente electo, que además agregó, “También es un lugar para que la gente que no está pasando mal pueda decir que aquí es un lugar donde se respeta la inversión, donde es bueno traer a vivir a su familia y donde hay certeza jurídica».

El nuevo gobierno de centro derecha, se propuso como objetivo en su plan de “atraer entre 50.000 y 100.000 extranjeros en sus 5 años de gobierno, con un fuerte énfasis en grandes y pequeños empresarios argentinos que se ven afectados por los vaivenes económicos de dicho país”.

Este plan viene como una fórmula para que crezca la población del país, pero también su economía, como referencia, entre octubre de 2014 y diciembre de 2018, la llegada de venezolanos a este país se multiplicó, y fueron entregadas 38 mil residencias, según información del diario local El Observador.

Sin embargo, los planes que han incorporado un matiz económico importante ya están siendo criticados si siquiera haberse puesto en práctica.

El Frente Amplio, partido de Pepe Mujica que dejará el poder tras 15 años de mandatos consecutivos, ha dejado saber que estas iniciativas podrían convertir a Uruguay “de nuevo en un paraíso fiscal”, lo que ha sido catalogado como un “retroceso”, en palabras del aún ministro de economía Danilo Astori.

Por su parte, el presidente argentino, Alberto Férnandez, quien no quiere que su país pierda inversiones, recalcó que el socialismo uruguayo ya había llevado a cabo políticas importantes para que el país suramericano dejara de «favorecerse con el dinero obtenido espuriamente en otros lados».

Pepe Mujica no se quedó atrás y recomendó al nuevo mandatario que, «en vez de traer 100.000 cagadores (defraudadores) argentinos preocupémonos de que los nuestros inviertan acá».

«Tenemos unos US$24 mil millones desparramados por el mundo. ¿Por qué no intentamos que una parte de esa plata venga para el país?», agregó.

Otros críticos socialistas afirman que Lacalle Pou tiene como única pretensión  atraer «principalmente a los ricos» como estrategia para hacer crecer la economía de Uruguay.

No obstante, el próximo ministro de Turismo, Germán Cardoso, afirmó que el próximo gobierno ha elaborado este plan fijándose los países de la Unión Europea (UE), siendo Portugal su principal referente, con lo que pretenden “aumentar su población y activar su economía sin dañar la integridad fiscal del país”.

Actualmente, Uruguay pide a un extranjero que quiera obtener la residencia que invierta aproximadamente US$1,8 millones en una propiedad o negocio uruguayo, y permanezca en el país por al menos seis meses consecutivos, con lo cual Cardoso cree que ello “dificulta” la atracción de residentes de otros países.

«Creemos que podemos reducir este nivel a los niveles de Portugal, por ejemplo, que es de alrededor de US$500.000», dice Cardoso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído