Ren Zhiqiang podría estar en una prisión cercana a Beijing

El régimen chino desaparece a un magnate por llamar «payaso» a Xi Jinping y por cuestionar cómo se abordó la crisis del coronavirus

El presidente Xi Jinping habría tomado las medidas represivas al mismo tiempo que la prensa estaba distraída con la reapertura de Wuhan

El régimen chino desaparece a un magnate por llamar "payaso" a Xi Jinping y por cuestionar cómo se abordó la crisis del coronavirus
Ren Zhiqiang y Xi Jinping PD

Los ‘progres’ españoles insisten en tomar a China como hoja de ruta en la lucha contra el coronavirus. Los socialistas y comunistas se sienten cómodos apoyando a un régimen que acaba de mostrar su verdadero rostro: el esconder las cifras reales de fallecidos por el COVID-19 y la desaparición de quienes se muestran críticos contra la dictadura.

Tras las censura a médicos, enfermeros, científicos, periodistas y blogueros, ahora el gobierno de Xi Jinping ha ido en contra de Ren Zhiqiang (69 años), uno de los hombres más poderosos del sector de los bienes raíces y con nexos anteriores a la cúpula del poder,

Su único delito es que cuestionó la gestión que Jinping hizo de la epidemia nacida en Wuhan y la falta de alertas tempranas que emitió su gobierno para evitar su expansión internacional. Lo llamó “payaso” y fue desaparecido. Nadie sabe dónde se encuentra aunque algunos sospechan que podría estar en una prisión cercana a Beijing.

Zhiqiang había escrito un extenso ensayo el pasado 23 de febrero en el cual cuestionó punto por punto el manejo hecho de la crisis del COVID-19 y la falta de respuesta eficiente del aparato estatal.

En el documento comparó a Jinping con un “payaso que sin ropa estaba todavía decidido a ser emperador”. “Cuando no hay medios para representar a la gente e informar sobre la situación real, solo nos quedan personas que pierden la vida por el virus y el daño colectivo del sistema político gravemente enfermo como resultado”. Unas palabras que el magnate sabía que tendrían su precio, ya que por una declaración similar había sido detenido en 2016.

De acuerdo al escrito de Zhiqiang aquellos “que están en el poder no quieren aceptar ninguna responsabilidad y rechazan el deseo de la sociedad de saber quién es el responsable. Solo quieren mostrar ‘grandes logros’ para encubrir su propio escándalo y, al mismo tiempo, usar todo tipo de medios controlados por el partido y el llamado sistema de ‘educación propagandística y guía de opinión’ para ordenar y perfeccionar el sistema de entrega de información, para propagar la política del Centro, todos esos logros fascinantes y conmovedores, para guiar la ‘energía positiva’ de la opinión pública, a fin de cerrar firmemente todas las llamadas para descubrir lo que realmente sucedió”.

La represión comunista

El magnate del real estate estaba cometiendo un pecado capital: dejar al descubierto las miserias y las fallas de un sistema político corrupto que sólo atenta contra los derechos del pueblo chino en beneficio de un partido todopoderoso y omnipresente.

El ensayo de Zhiqiang resultó lapidario para el orgullo del régimen quien de inmediato lo hizo desaparecer. Su ausencia representa una nueva afrenta contra los derechos humanos en China, los que se violan sistemáticamente.

“Espero que el Partido Comunista Chino se dé cuenta de que los miembros del partido que se atreven a decir la verdad son necesarios en el partido. Si callas a los pocos valientes que dicen la verdad, el desastre descenderá. ¿Las lecciones de los errores de Wuhan aún no son lo suficientemente profundas?», señaló a The Washington Post Li Weidong, ex director de la revista China Reform sobre la detención y desaparición del empresario.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído