No más Mentiras

Antonio García Fuentes

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 231

Pensamientos y reflexiones 231

LA ENSEÑANZA Y EL YO INTERIOR: Enséñate a ti mismo; es la mejor enseñanza que encontrarás. Despierta tu propia inteligencia. Ve por ti mismo, oye, escucha, siente, todo cuanto te rodea, sea al ser humano, al animal, al vegetal, al insecto, “a toda la Creación”. Lee buenos libros. Y de todo ello recibirás la mejor de las enseñanzas que puedes encontrar. “Escucha a tu yo interior que te habla”; y sigue el camino que te marque; selecciona lo que estimes es bueno y desecha lo malo; ese es “el saber que no sabemos nada” y el mejor camino para de verdad; “crecer en ese infinito que se nos tiene legado, al decir de los verdaderos sabios”. (En Torre del Mar (Málaga) el 08 de Julio del 2019)
Los españoles, América y la esclavitud: El día en que esto escribo me llega un correo electrónico del que copio el texto siguiente: “Entre 1550 y 1551 se celebró en Valladolid (España) una de las reuniones de sabios más importantes de la historia, cuyas conclusiones revolucionaron la forma en que era considerado el ser humano. En aquellos meses, el imperio español que había logrado la hazaña sin precedentes de conquistar un continente en medio siglo, tuvo la valentía de frenar su expansión para definir un aspecto esencial de su acción en América: ¿qué consideración debían tener los pueblos conquistados? Allí hablaron los mayores detractores de la presencia española en América, así como sus más enérgicos defensores. Discutieron si España, como habían hecho todos los imperios conocidos desde el principio de los tiempos, tenía derecho a someter a esclavitud a los aztecas, mayas, incas y el resto de pueblos que habitaban aquellas tierras a la llegada de los españoles. La revolucionaria decisión fue, ni más ni menos, que la confirmación de que los españoles de origen y los habitantes de las nuevas provincias del imperio hispánico debían ser tratados en pie de igualdad, por su dignidad inherente como seres humanos e hijos de Dios. Por tanto, se prohibió la esclavitud, una inhumana práctica que estuvo vigente en las naciones occidentales hasta bien entrado el siglo XIX”.
Poco o nada se ha difundido esta especie de “asamblea mundial del mundo de entonces”; y aunque luego cada “gobernante o gobernantillo”, hiciese en su territorio lo que le diera la gana, pero la verdad es que hoy, muchos de aquellos territorios de habla española, están regidos por nativos descendientes de los de entonces y sus poblaciones han crecido de forma “normal”; en detrimento de las otras colonias dominadas por países al norte de “los Pirineos”; para muchos de los cuales, “el mejor indio fue el indio muerto”. Las primeras universidades modernas fundadas en América, las fundaron españoles y por tanto; “no debieron ser en conjunto tan malos o perversos como dicen de esa leyenda negra encasquetada a España, como si los otros del norte, hubiesen sido almas piadosas y caritativas con los nativos”.
LA ESCLAVITUD: En realidad la misma no ha desaparecido a pesar de estar ya en el denominado “siglo veintiuno”; hoy se sigue esclavizando al hombre y mujer (incluso a niños que y por ejemplo, son los que recolectan hoy en África el valiosísimo cacao, para la obtención del aún más valiosísimo chocolate que consume todo el mundo… y a esos niños, sólo se les paga con una comida más mala que buena; y los gobernantes del mundo de hoy, se siguen “tocando los cojoness” como si tal cosa. (De mi artículo de igual titular – diciembre 2018)
¿De verdad hay que celebrar la Constitución?: Los que como yo nacimos en plena guerra civil y vivimos sufriendo todos los abusos inherentes al antes durante y después de ochenta años; no entendemos que haya que celebrar nada de todo ello; puesto que aquí no hubo nada más que lo que el poeta Antonio Machado, cantó en la estrofa… “Españolito que vienes al mundo guárdete Dios, una de las dos Españas…”. Y es así por cuanto aquí no hay nada más que esos dos bandos, el dominante y el dominado. El resto no contamos nada, salvo y como siempre, ser enemigos de “las dos lacras” que siempre han tratado de robar todo lo robable, hasta hoy mismo en que nos tienen robada hasta la ilusión.
Así pues, yo y como testigo de todo ese período opino y digo (en alguna época del mismo me hubiesen fusilado; hoy no pero es lo mismo, puesto que te anulan hasta matarte con el aislamiento) que poco tuvimos antes de Franco, algunos menos aún después y como hoy puedo seguir diciendo, por cuanto trataré de sintetizar seguidamente. Transcurre la terrible plaga que fue la guerra civil, que la ganan “los de Franco”, sencillamente por cuanto saben organizarse infinitamente mucho mejor que los inútiles, dicen que republicanos, que no lo eran ni por asomo, puesto que fueron unos conglomerados en que todos querían mangonear, pues mandar es muy difícil y saberlo hacer, mucho más. Tras la guerra (y durante ella) se hacen “las escabechinas españolas que la historia ya cuenta o contará”, y que se hacen de similar forma en ambos bandos; y recalco ello, por la parte que se hizo después de la guerra, que de haberla ganado los otros, no nos quepa duda alguna, que los ganadores hubieran hecho lo mismo, “españoles unos y españoles otros”, así de simple y así de sencillo y trágico.
Igualmente los ganadores se apropiaron de todo lo valioso que quedara tras la guerra y al resto, nos dejaron simplemente, lo que se puede sintetizar como “sangre, sudor y lágrimas”; terribles hambres y abusos de todo tipo, o sea, lo normal en las luchas entre españoles, que han sido muchas y siguen siéndolo, puesto que hoy “en democracia” (dicen que esto es eso pero yo lo dudo) hacen lo mismo; y para comprobar ello, no hay nada más que analizar las luchas intestinas o en esos gallineros que dicen ser “parlamentos”, donde lo que hay es un mercadeo claro como el agua y donde se niega hasta “el agua al sediento”.
Sigue el proceso de siempre, la clase dominante vive opíparamente y solo defiende sus intereses, o los de la parte que los protege o patrocina, el resto sigue sin contar nada y por ello ya hay una pobreza e indigencias, que no asustan, por cuanto son inofensivas y al final, comen todos los días, visten también con lo que otros tiran y viven como pueden, si bien ya multitudes viven en la calle “entre cartones”. (De mi artículo de igual titular 03-12-2017)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí mucho más)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído