No más Mentiras

Antonio García Fuentes

Carta a un drogadicto ya muerto

Carta con un drogadicto ya muerto
He recibido con agrado su carta 16-12-2000, la que acompañada de tres interesantes relatos; a todo lo cual correspondo, animándole a proseguir, lo que espero le sea benéfico para el presente y el futuro… ¿O no se encuentra usted mucho mejor después de escribir lo que me escribe?. Dígamelo, aunque al releer ahora mismo su primer párrafo, ya me doy cuenta que acierto, pero necesito una nueva confirmación de usted, puesto que en ese párrafo grita y dice… ¡Ya lo creo que me gustaría encontrar a mi otro yo!… Pienso, sinceramente, que ya está usted en el camino de encontrarlo; tiene que tener fe en usted mismo, pues dentro de usted se encuentra todo cuanto busca… ¡Ya lo verá! No le importe que me reitere en mis escritos o usted en los suyos, esto debe ser como una larga conversación entre dos hombres, que se cuentan cosas y en ellas y por lo normal de ello, tienen que surgir repeticiones y reiteraciones, pero qué duda cabe que cada una de ellas, llevará nuevos matices y al final (cuando llegue) resultará algo digno de ser leído con tranquilidad y en ello, tanto usted como yo (y otros que puedan tener acceso) aprenderemos muchas más cosas de las que ahora podamos imaginar, por ello, reitero… vacíe su subconsciente y cuente cosas, como más abajo le indico con toda la buena voluntad de que soy capaz. Y no, no tenga temor o recelo de verse envuelto (con migo) en organizaciones de tipo sectario (son sus palabras y por ello las resalto).
Digo ello por cuanto me manifiesta sobre leer el libro recomendado de Allan Kardec (El Libro de los Espíritus), que si bien le encantaría pero tiene recelos. Se lo envío por correo aparte y espero lo reciba y lo lea con suma tranquilidad, nadie le va a pedir nada a cambio, esté seguro de ello, y sobre mí.
¡No!, apreciado amigo (puede considerarme así)… nunca he pertenecido a ninguna organización de tal tipo y desde luego ya a mis casi sesenta y tres años, me quedo con mi libertad, bien ganada y con mucho esfuerzo y sacrificio (‘mi hambre (libertad) es mía y en ella mando yo’) – lo tengo escrito (es un poema, el que si le interesa, se lo copio y envío) en un libro ya publicado; no recuerdo si se lo he dicho ya, pero si no, tome nota)… La libertad (responsable; “lo otro no es libertad”) es algo así como un ‘enorme fruto de mil sabores, dulces y amargos, los que tiene uno que estar dispuesto a saborear siempre y en cualquier momento” (no es fácil ello, se lo aseguro, en éste mundo de… “rebaños y masas en busca de santón o divo” –pobrecillos-).
Celebro que le convenza mi definición de lo que es o se entiende por amistad. Y sí, puede creer el símil que emplea, pero, de verdad…. ¿Se encuentra un amigo a lo largo de la vida… amigo, amigo, amigo, dispuesto a todo por amistad?; puede ser, pero un pensador (“quien sabe si fue mi otro yo”) me dijo un día fuerte y claro y tras diversas y abundantes experiencias:
¡Siéntete feliz si encuentras un amigo! ¡Si encuentras dos… siéntete un dios! Y si tres… ¡no, imposible, no los encontrarás! De las pocas verdades que hay en este mundo y en esta vida, es la madre, la propia madre… y algunas veces (pocas afortunadamente) hasta ella… ‘te falla o puede fallar’.
Pero todo cuanto resalto en tinta ‘negrita’ no debe amilanar a aquel que ya ha entrado en el camino de su libertad, todo ello no es otra cosa que reconocer realidades de la vida y así estar curado por si llegan esos dolorosos fallos, de la amistad y de la familia (somos seres mortales y de carne y hueso); por el contrario, nosotros y siempre que podamos, ‘tendamos una mano a quien verdaderamente la necesite’… pero… ¿cómo saberlo?. Usted mismo cuenta cosas estremecedoras en esos relatos de vagabundo y pidiendo limosna y… ¡Somos humanos!, esa es nuestra miseria y al propio tiempo nuestra grandeza, pues siempre podemos superarnos, como usted está haciendo en este momento y… Lo que importa…. no es el camino… es cómo se llega al final del mismo… la vida es larga. Sus propias reflexiones son enseñanzas para usted mismo, con cuanto escribe sobre la libertad. Le gusta escribir, escriba (ya lo hace bien) y lleva razón, bajo mi punto de vista, pues coincido con ‘Vázquez Figueroa; cualquier oficio se aprende y si se practica, se perfecciona; lo que ocurre es que ‘todos no valemos para todo’, pero en usted se ha despertado el ansia de escribir… escriba, pero lea mucho y medite, escuche con atención al que sabe, pues qué duda cabe que es en ello, donde se perfecciona el oficio y se llega al estilo que cada cual llega a tener. Pero ojo, “escribir es sufrir”, no escriba nunca lo que no sienta o no tenga suficientemente claro… ¡¡Se estaría usted engañando a sí mismo y a quien le lea!! Y por otra parte, si piensa que escribir es ‘carrera fácil para ganar dinero y fama…’ ¡Olvídelo! La fama y el dinero son una cosa y la escritura bien hecha y que beneficia a la humanidad, son otra cosa muy diferente. Se debe escribir para ‘contentar uno a su propia alma’ y si luego ello transciende a ‘otras’, pues es que era el destino… ¡¡La fama es uno de los grandes cánceres de la sociedad moderna!!… mire a su alrededor, analice, quienes ‘son famosos’, haga una selección de valores verdaderamente enriquecedores para la humanidad y luego, cuente lo que queda… ¿Sorpresa?… no, realidad, ¡la fama tal y como se entiende hoy es comida para idiotas!… los inteligentes y ya cultivados, no luchan por la fama y si les llega, suelen ocultarse mucho más que estar como ‘los famosos’, que siempre están… ¡con el culo al aire!. Me he perdido… ¿por dónde iba? Me dice en su carta que le gustan mis escritos por cuanto contienen… ‘ve, ya usted me está dando fama’ (gracias hombre). No le agrada la poesía, lo dudo, usted tiene sentimientos nobles y la poesía es lo mejor de la escritura, pero ocurre como en todo; hoy apenas si se puede leer poesía verdadera, pero la hay y ‘cada cual la entiende de una manera’. (De mi libro “Al infierno a través de las drogas, viaje de ida y vuelta”).
Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 14 de Septiembre del 2019

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído