No más Mentiras

Antonio García Fuentes

Palabras… «Para todos los tiempos»

Palabras… “Para todos los tiempos”

Es verdad que, “todo fue ya dicho; lo que falta es, practicarlo y con ello, conseguir sociedades bastante mejores que las que padece esta humanidad; presa en un insignificante planeta, cuyo fin ni sabemos el porqué y el para qué, del mismo; y mucho menos su inicio y posterior consecución, de una vida múltiple de la que intentan, “los que se autotitulan sabios, poder intuir siquiera el destino de la misma”. No obstante, a los que tenemos la desgracia de “pensar”; nos consuelan ciertos discursos, pronunciados por hombres, “de carne y hueso”; y que afortunadamente, fueron escritos y conservados a lo largo de los siglos, para que nos lleguen al “hoy que vivimos” y podamos intentar asimilarlos, practicando lo que aquel ser, dedujera en un momento, “del tiempo y del espacio”.
Veamos, leamos y pensemos, lo que Marco Aurelio dice; hace casi dos milenios.
“Dentro de breves instantes tu cuerpo no será más que cenizas, osamentas desecadas; sólo quedará un nombre, ¿qué digo?, ni esto siquiera: el nombre no es más que un ruido vago, un eco lejano. Lo que en mayor estima se tiene en esta vida es sólo vanidad, podredumbre, miseria; y esto nos recuerda a los perros juguetones, que terminan por pelearse, o a los niños caprichosos, que ríen un momento y lloran después. La buena fe, el pudor, la justicia y la verdad han huido hacia el Olimpo, lejos de la faz terrena. ¿Qué es pues, lo que te retiene todavía en este mundo si los objetos sensibles no tienen consistencia ni estabilidad; si tus sentidos, desprovistos de sutileza, están sujetos a sufrir engañosas impresiones; si tus órganos vitales no son más que un vapor de sangre; si la comunicación entre los mortales es efímera? ¿Qué hacer entonces? Esperar con paciencia que tu alma se extinga o que emigre de tu cuerpo. Y en tanto que llegue este momento, ¿Qué debes hacer para vivir satisfecho, sino honrar y bendecir a los dioses, hacer bien a los hombres y soportarlos y no hacerles el menor perjuicio, y, en fin, tener presente que todo lo que es ajeno a tu miserable carne y al débil aliento que la anima, no es tuyo ni depende de ti?
Tus días pueden transcurrir perpetuamente dichosos, si quieres seguir por el buen camino, es decir, si piensas y obras con rectitud. Hay dos prerrogativas comunes al espíritu de Dios y al del hombre como ser racional: la de no hallarse obstruido por otro y la de fundar el bien en intenciones y en actos que están de acuerdo con la justicia, limitando en ella todas sus aspiraciones. ¿Por qué, pues, atormentarme, si lo que me sucede no depende de ninguno de mis vicios, ni es el efecto de mi naturaleza, ni trastorna el orden del perfecto universo? Desde luego, no podría tampoco trastornarlo. No te dejes arrastrar inconsideradamente por la imaginación, sino ayuda a tus semejantes a medida de tus fuerzas; aunque no se hallen privados del bienestar exterior”.
Estos son una mínima parte de “los pensamientos de un sabio estoico”, que en su momento fuera el más poderoso hombre de Occidente; pero que supo ejercer el mando supremo que poseía, con esas sabiduría que en general, no tienen los que gobiernan a los hombres; ni antes y menos ahora. Pero es claro, que las enseñanzas de los grandes Maestros, han sido borradas, de las escuelas de los hombres; salvo hoy que en China, están volviendo a enseñar lo que dejara en escritos, el sabio Confucio; lo que es una sorpresa más, de esa, “reevolución” (“con dos ee”) que al parecer se ha iniciado en China; y que ya la sitúa como la primera, o de las primeras potencias, de este miserable mundo. Por mi parte, aporto lo que sigue:
LA FILOSOFÍA, LA RELIGIÓN LA POLÍTICA: No hagas a nadie nada que no quieras que a ti te hagan, sea un ser humano, un animal o una planta; incluso a la tierra que pisas y que fue la que te dio la vida; si así lo haces, notarás un estado de bienestar que ni te lo imaginas.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído