El columnista de ABC despelleja a Miguel Ángel Oliver y la política censora del Gobierno de Pedro Sánchez

Ramón Pérez-Maura se harta de la mordaza del ‘MAO’ de Sánchez: «Esto no sucede ni en las dictaduras bananeras»

"Su política es llenar horas de televisión con comparecientes uniformados o desastrados que no responden a nada pero que repiten una y mil veces lo buenos que somos los españoles"

Ramón Pérez-Maura se harta de la mordaza del 'MAO' de Sánchez: "Esto no sucede ni en las dictaduras bananeras"
Ramón Pérez-Maura y Miguel Ángel Oliver.

Ramón Pérez-Maura ha estallado de lo lindo este 3 de abril de 2020 con la censura ya totalmente descarada de La Moncloa que se ha parapetado en la crisis del coronavirus para inocular mordaza a los medios de comunicación.

El columnista de ABC, uno de los firmantes del manifiesto ‘La Libertad de preguntar‘, muestra su honda desazón por los tiempos que está viviendo la prensa en España y, en concreto, con el Gobierno de Pedro Sánchez:

El pasado miércoles se difundió un manifiesto en el que centenares de periodistas mostramos nuestra preocupación por la falta de libertad de prensa que estamos viviendo en estos momentos. Quienes están angustiados por la enfermedad de un hijo o un padre quizá no se preocupen especialmente por ello. Lo entiendo y en su caso yo probablemente me sentiría igual.

Pérez-Maura entiende que se está viviendo un auténtico ataque a los pilares de la democracia:

Pero lo que estamos viviendo es un ataque a la democracia sin parangón desde el 23-F. El Gobierno ha decretado un estado de alarma que se justifica por la pandemia que padecemos. La oposición lo ha respaldado y ha hecho muy bien. El problema es que a partir de ahí el Gobierno se ha puesto a legislar caóticamente sin un Parlamento que le pida cuentas de sus actos y sin una prensa que le pueda preguntar libremente.

Considera grotesco el modo de encarar por parte del presidente y de sus ministros las ruedas de prensa y que lo de Oliver preguntando y hasta reorientando las cuestiones de los medios de comunicación ya no se ve ni en países bananeros:

La escena grotesca que vivimos a diario es la de varias comparecencias de miembros del Gobierno y de su «equipo de expertos» que comparecen ante las cámaras de televisión y las preguntas del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, que incluso se atreve a orientar algunas respuestas de los comparecientes. Ni en las dictaduras bananeras en las ruedas de prensa las preguntas las hace un miembro del Gobierno. Esto es la antítesis del equilibrio de poderes.

Maura entiende que la lucha por la pandemia no puede significar un recorte en la transparencia informativa:

Hay muchos ejemplos que el estado de alarma por una pandemia no justifica. La transparencia informativa no impide luchar contra la enfermedad. La pregunta de Nuria Ramírez, jefa de Sociedad de ABC, sobre por qué se había vuelto a encargar los test a la misma empresa que nos vendió los que no funcionaban se ha vuelto viral. La no respuesta de la compareciente y la falta de insistencia del secretario de Estado son el perfecto ejemplo de la oscuridad en la que vivimos. Éste es un caso muy grave. Porque el Gobierno se niega a decir qué empresa española fue la que encargó aquellos test a una empresa china que el Gobierno de Pekín dice que no cumplía los requisitos para fabricarlos.

Aclara el columnista que él no está en contra en estos momentos de acortar plazos y de escoger a una empresa de forma directa, pero que al menos se haga todo con transparencia:

Yo entiendo que en estas circunstancias no se podía hacer un concurso público para la compra de los test, por supuesto. Pero como estoy seguro de que cada test cuesta más de un euro –a mí, en la sanidad privada me pidieron un depósito de 400 por hacerme el test– multipliquemos por 640.000 y convendremos que la cifra resultante exige la máxima transparencia con la ley en la mano. Pero el Gobierno se niega a decir quién fue el beneficiario de la operación, saltándose la ley. ¿Por qué será? ¿Qué nombre ocultan? Y para ello se benefician de que los periodistas no le podemos hacer esta pregunta.

El escritor considera que la táctica es parlotear horas y horas delante de una cámara, vender que la gestión gubernamental es un éxito y tirar piedras contra la Comunidad de Madrid:

Su política es llenar horas de televisión con comparecientes uniformados o desastrados que no responden a nada pero que repiten una y mil veces lo buenos que somos los españoles, lo poco que nos queda para llegar al pico desde el que todo empezará a mejorar y lo bien que lo está haciendo el Ejecutivo mientras el Gobierno de Madrid es responsable de la muerte de miles de personas cada día. Una cosa matizada. Pero como no hay preguntas libres, no se puede pedir cuentas de cómo pueden estar haciéndolo bien si el 1 de abril se publicó un real decreto ley que modifica 17 artículos del decreto ley del 17 de marzo sobre medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19 de 17 de marzo.

Y asegura que lo único que ha demostrado el Ejecutivo de Pedro Sánchez es una total incompetencia:

Que la legislación cambie así en 16 días sólo puede demostrar incompetencia. La última vez que Europa Occidental –la de las democracias– vio tal poder en un jefe de Gobierno fue en 1958, cuando se nombró presidente del consejo de Ministros de la IV República Francesa al general De Gaulle y ante la crisis de Argelia se le permitió gobernar por decreto ley durante seis meses sin ningún control parlamentario. Pedro Sánchez, España, año de Gracia de 2020.

 

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído