EN PLENA CUARENTENA

Pánico en Casa Real por el ‘caos’ que deja el coronavirus y que afecta a Doña Letizia y a la Princesa Leonor

Pánico en Casa Real por el ‘caos’ que deja el coronavirus y que afecta a Doña Letizia y a la Princesa Leonor
Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.

Desde el 12 de marzo, día en el que se conocía que la ministra Irene Montero había dado positivo en coronavirus, la Casa Real ha vivido auténticos días de infarto. La titular de Igualdad, como saben, no tuvo reparos en besar a la Reina Letizia, en la que ha sido el último acto público de ambas, y este hecho disparaba todas las alarmas sanitarias en La Zarzuela, tal y como han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a Palacio.

La preocupación lógicamente, en primera instancia, era por la salud de la Reina pero la Casa de Su Majestad el Rey miraba con más altas miras: el alto riesgo de contagio al que por unas horas había estado expuesto el Jefe del Estado, el Rey Felipe VI. Así que Doña Letizia, como ya ha contado PD, fue sometida a un severo aislamiento.

Y es que en la Casa Real analizan con extrema preocupación el ‘agujero’ legal que tiene nuestra Constitución en caso de una inhabilitación forzosa del Rey por asuntos de salud y más en un Estado de Alarma en el que el Jefe del Estado debe rubricar los Reales Decretos.

La Jefatura del Rey ha pasado unos días de infarto por ese ‘fallo’ existente en el Título II de nuestra Constitución en el caso de que Don Felipe, por enfermedad, no pudiera desempeñar sus funciones. La Carta Magna sólo contempla la regencia en dos supuestos: la minoría de edad del Rey o la inhabilitación de su persona. Los constituyentes no imaginaron esta última para un supuesto temporal como el de una repentina enfermedad grave que dejara incapacitado al Jefe del Estado un tiempo.

En este sentido, son muchos los juristas que llevan implorando años para que se modifique y arregla ese Título II que no contempla que el Rey pueda enfermar y ahora, en plena pandemia mundial, el panorama sería complejo y dramático y afectaría de lleno, en caso de inhabilitación de Felipe VI, a la Reina Letizia y a la Princesa Leonor.

El mecanismo es delicado y excesivamente burocrático para los tiempos del Covid-19 porque las dos Cámaras de las Cortes -Congreso y Senado- tendrían que reconocer la inhabilitación del Rey en un pleno extraordinario.

De manera automática, se convertiría en regente el primero en la línea sucesoria al trono; en este caso Leonor, la Princesa de Asturias, pero como se trata de una menor de edad, su cargo, en nombre del Rey, lo ejercería en este caso la madre de la heredera, la Reina Letizia.

Para poder desarrollar la regencia, habría de prestar juramento ante las Cortes, reunidas en una sesión solemne, la de las grandes ocasiones, con todos los diputados y senadores presentes, algo imposible en pleno confinamiento.

El vacío legal es tremendo y no se ha solventado en 44 años de democracia. Afortunadamente, Don Felipe no solo se encuentra en perfecto estado de salud, tal y como explican fuentes de La Zarzuela a Periodista Digital, sino que está tomando la iniciativa en esta crisis sanitaria con visitas a hospitales o reuniones permanentes con los ministros o distintos sectores económicos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído