Carmen Tomás – Desde el parqué – El bulo del rescate.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Los rumores de que España negociaba el rescate o la línea de crédito preventiva como la ya llamado el presidente del BBVA y que la petición era inminente ha planeado durante toda la semana en los mercados. La prima de riesgo no se ha movido apenas y lo ha hecho algo al alza más por la otra parte, es decir la subida de la deuda alemana a 10 años con la que nos comparamos. En todo caso, las subastas del Tesoro no han ido mal.

Ha vuelto el capital extranjero, se han relajado algo los tipos, sobre todo en la de 3 años y se ha colocado más de lo previsto. En cuanto a la bolsa, mucha indecisión. En la semana el IBEX ha ganado casi un 1 por ciento y se sitúa en niveles del pasado marzo. El buen comportamiento de Inditex ha marcado bastante el ritmo, aunque todas y cada una de las sesiones han dejado claro que hay un compás de espera.

Todo el mundo da por hecho que el gobierno de España está negociando las condiciones de esa nueva ayuda y como digo que el rescate era cuestión de horas o como mucho días. Mientras, hemos asistido a un cúmulo de declaraciones contradictorias sobre las condiciones. Pero, una cosa parece clara: Rajoy está ganando tiempo en una estrategia conjunta con Monti, mientras se negocia que no haya más exigencias cualitativas aunque sí de tiempos.

Por ejemplo, que se adelante la reforma del sistema de pensiones o que se deje de ligar salarios y pensiones a la evolución del IPC, ya que esta práctica daña la competitividad. Puede, por tanto, que este año sea el último en que Rajoy pueda echar mano de la hucha de las pensiones para revalorizar las pensiones en noviembre de forma que cumpliría con una promesa bastante firme que repitió hace unos días en el Congreso de los Diputados.

La confianza en España y sus posibilidades de cumplir con el objetivo de déficit van aumentando, pero no cabe duda de que en España, pero también en Europa, el desafío de los nacionalistas catalanes preocupa y mucho. Sin duda, tranquiliza la posición de Rajoy de negar un pacto fiscal a Cataluña o un trato preferente. Las cuentas son las que son y tienen que acabar como se ha pactado por ley.

Vamos a ver cómo evoluciona este asunto y sí también asistiremos a un adelanto electoral en Cataluña y si Mas se atreve a incorporar a su programa electoral la independencia y cómo apacigua o mete más presión a este incendio que él mismo ha encendido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído