Manuel del Rosal: «Roma no paga traidores, España sí.»

Manuel del Rosal: "Roma no paga traidores, España sí."

Audax, Minuro y Ditalco tras consumar su traición a Viriato matándolo mientras dormía, fueron a cobrar la recompensa que habían acordado con el romano Quinto Servilio Cepión con quien urdieron la muerte del lusitano. A la petición de la recompensa acordada, Cepión les contestó con la famosa frase “Roma no paga traidores”, para a continuación ordenar cortar sus cabezas.

Roma no paga traidores. España sí. Es por eso que, al igual que hay calles con los nombres de los héroes de la patria, debería haber calles con los nombres de los traidores con el añadido de: “Este o esta fue un traidor”.

Los españoles con nuestros votos diseñamos un Congreso cuya composición ha permitido que unos traidores vayan a gobernar. Aquí en España si se paga, y bien, a los traidores. Han traicionado a sus votantes con un fraude de manual al prometerles que nunca, nunca gobernarían con independentistas y ETA, han traicionado a las víctimas y a sus familiares, han traicionado a las instituciones de la que se han valido para sus fines, han traicionado a España, han traicionado a la corona. En Roma no se pagaba a los traidores, aquí en España se les encumbra al poder para que puedan seguir traicionando.

En España los traidores medran y los ciudadanos no hacemos nada. Ya sabemos que la sarna – en este caso, la sarna de la debilidad – vive mejor cuanto más débil es quien la padece. Y quien la padece somos los ciudadanos. Somos débiles cuando deberíamos de ser fuertes; conformamos una sociedad líquida, sin forma, ni consistencia, ni solidez en vez de una sociedad sólida, fuerte, con valores y principios. Si fuéramos una sociedad sólida asentada en valores y principios, no hubiéramos consentido el fraude electoral de quien prometió no pactar nunca con independentistas, ETA y comunistas, ni consentiríamos la traición del próximo gobierno a todo aquello que pueda impedirle gobernar como sea. Por supuesto, no admitiríamos las viles justificaciones a esos fraudes y traiciones de unos medios de comunicación totalmente pervertidos y prostituidos. Esta sociedad está dormida, narcotizada, anestesiada, acobardada con las nuevas corrientes de “progreso” lo que le impide reaccionar ante hechos tan graves y que afectan a todos los ciudadanos como el fraude y la traición. Fiel reflejo de ello, sobre todo de su cobardía, es la actitud de los barones del PSOE que pasaron sin pestañear de no estar por la labor de pactar con ERC, a poner alfombra roja a la investidura de Sánchez convirtiéndose en colaboradores necesarios del fraude y de la traición: ¡Van a gobernar con quienes asesinaron a sus propios compañeros de partido!

Roma no paga traidores. España sí. Estos traidores son los “bien pagaos” por el pueblo que, en recompensa a su traición, les ha dado el gobierno, ese pueblo que también ha sido traicionado y lo seguirá siendo mientras estos traidores gobiernen.

Los pueblos no deberían olvidar las palabras de Francesco Petrarca: “Todo el mal que puede desplegarse en el mundo se esconde en un nido de traidores”

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído