CADA CUAL CON SU INSTINTO

CADA CUAL CON SU INSTINTO

CADA CUAL CON SU INSTINTO

I

Más riguroso en el cumplimiento

De su deber de hacernos la puñeta,

Que el Zapatero, nadie en el planeta:

Fue escandalosamente un portento;

 

De seguir más montado en el jumento

Del Poder, engendrado en la probeta

Del rencor, habría dejado en la cuneta

A la misma España que, en su momento,

 

Lo hizo Presidente, … para que el viento

Del Bienestar empujara su corbeta,

No con su sutil y avieso intento

 

De, concibiendo como una vendetta

La Memoria Histórica, un monumento

Hacerle a su abuelo, … ¡para que esté contento!.

II

Puede con trescientas setenta estacas

Cercar España y hacerla su coto;

Puede que el cacumen se le haya roto,

Esté en que somos un ganado de vacas

 

Y de alfalfa esparza tantas alpacas;

Puede que, con el alboroto

Político, quiera hacerse una foto

Tirando cohetes y encendiendo tracas;

 

Puede hacer para todos un soto,

A tope de árboles y hamacas

Para descansar … Y puede, piloto

 

De altos vuelos, entre alharacas,

Subir al cielo … Veo cuándo, y anoto:

Lo que no puede es … ¡que le dé mi voto!:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído