EN PAGO

 

Ya no nos sorprenden ni de noche el sol,

Los peces con plumas, cálido el cierzo,

Ni tampoco con alas el caracol;

 

En la Política hay cada mastuerzo,

Que hace posible tanto esperpento,

Que si no de pena, de risa me retuerzo;

 

Tan pronto como disponen de un momento,

Si no al descaro, a la hipocresía,

O más vil, le levantan un monumento;

 

Entre lo más vil, su pertinaz manía

De dar por hecho que somos gilipollas

Y nos creemos todas sus cicaterías,

 

Cuando, metiendo la nariz en sus ollas,

Nos olemos que los gilipollas son ellos

Y no nos vengan con coñas ni pollas;

 

Sin ir más lejos, uno de los destellos

Que ahora parpadea, es el de la eutanasia,

Para tapar, entre otros atropellos,

 

El del Ábalos haciendo gimnasia

Con la Delcy en el avión en Barajas,

O sea, el gilipollas por antonomasia;

 

Tal que en ésta, siempre que está en horas bajas

La Política omnipotente que tenemos,

Cual alquimista que convierte en alhajas

 

La escoria, llega a tales extremos,

Que se obstina en que nos comamos los sapos,

Que le pone en la mesa Unidas Podemos,

 

Convirtiendo en bandera sus harapos,

Y a quienes, en pago de sus suministros,

De residuos ha hecho Ministras y Ministros.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído