¡VAYA POR DIOS!

¡VAYA POR DIOS!

 

Somos fauna, pero fauna inteligente;

Cuando nos dejamos llevar por el instinto,

Seguimos siendo fauna, pero solamente,

Que, aunque parece lo mismo, es muy distinto;

Los Rojos son los que están en esta gente,

Y la gente normal justo en el recinto

De los pocos sabios que en el mundo han sido,

A los que fray Luis de León dio apellido;

 

Como el uso de la inteligencia resulta

Ser poco común, pues exige un cierto esfuerzo,

De Unidas Podemos la fauna, de culta

Tiene, más bien más que menos, la de un mastuerzo,

Sinónimo de quien, si habla y no insulta,

Patrimonio de los necios, pide un refuerzo

Al Iglesias, tan de sí dado a la cultura,

Que, cuanto más vice-gobierna, más basura;

 

Cuando se usa poco, porque es escasa,

Y es el instinto el que hace sus veces,

Que la inteligencia se agosta es lo que pasa,

Como sin lluvia las flores, y cual los peces

Sin agua, se muere … Y cuando no en tabla rasa

Se queda como en la Política con creces,

Donde, si hablan, cocean más que los jumentos,

Y cuando sestean, huelen a excrementos;

 

A quien no se le puede achacar, por lo visto

Y oído hasta ahora, de ser fauna solo,

Es al Sánchez, pues lo suyo es darse pisto

De, saltándose del recato el protocolo,

Ser el Presidente más guapo y más listo

De España, de Este a Oeste y de Polo a Polo,

Por la gracia, antes de Dios, de la Democracia

Ahora … ¡Vaya por Dios!, … ¡para nuestra desgracia!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído