Hughes

La Bomba Madre

Trump y Kim Jong-un en el mundo

La Bomba Madre
Hughes.

El giro en la política internacional de Trump sacude el mundo. Y no es una frase hecha. Usando una de Ann Coulter: «La Guerra es el crack de los presidentes». Bombardeó Siria, dirige portaaviones a Corea y ayer lanzó en Afganistán la bomba no nuclear más potente de la historia para arrasar la red de túneles de Daesh. Es la MOAB, la madre de todas las bombas. La Bomba Madre.

En esto hay trumpismo y lo contrario. Cumple una promesa electoral, porque lo de Daesh estaba avisado y en términos así de contundentes («Bomb the shit out of ‘em!»), pero lo hace en manos de los neoconones, del «halconazgo» y el establishment, tan bien representado por los medios que estos días han dejado de hostigarle con la colusión rusa.

El declinar de la figura de Bannon podría estar relacionado. Bannon, del que en realidad no se sabe tanto, era el hombre del «movimiento», el que prometía coherencia ideológica en el populismo trumpiano: nacionalismo económico, conservadurismo y aislacionismo. Servía de faro en la niebla trumpiana, o de espantapájaros para la izquierda o el liberalismo más o menos establecido.

Por la forma de producirse, el bombardeo en Afganistán sí camina hacia el «reseteo» global porque escapa de las proporciones acostumbradas. Es el you’re fired de Trump a Daesh.

El mundo conocía el imperialismo neocon, pero esto es otra cosa, es imperialismo trumpiano y su constante adaptación a las situaciones es desconcertante (¡un «situacionista» en la Casa Blanca!). Trump ha cambiado: incluye a sus aliados en los tuits; la OTAN ha pasado de obsoleta a no serlo, y ya no considera que China haga trampas con la moneda. «Después de 10 minutos de conversación me di cuenta de que lo de China no es tan fácil», confesó.

Corea del Norte celebra el sábado una fiesta nacional. Imágenes por satélite alertan sobre pruebas nucleares, Japón avisa de que podría cargar gas sarín en sus misiles, y China pide calma, pero desplaza más hombres a la frontera.

El único puente de diálogo entre Kim Jong-un y Estados Unidos es Dennis Rodman, que hace meses, en algo que entonces aún parecía mentira, se ofreció a Trump (su candidato) como mediador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído