El director General Guardia Civil se compromete a controlar y garantizar el cumplimiento de las normas de prevención y asignaciones económicas para los guardias civiles desplegados en Cataluña

La Guardia Civil adelanta dos millones de euros por semana, para cubrir los gastos de los Guardias Civiles desplegados en Cataluña

La Guardia Civil adelanta dos millones de euros por semana, para cubrir los gastos de los Guardias Civiles desplegados en Cataluña

Esta mañana el director general de la Benemérita actual, comunicó a las asociaciones profesionales para que lo transmitan a sus afiliados las medidas para apoyar a los efectivos en Cataluña.

La Asociación Independientes de la Guardia Civil emite un comunicado para dar a conocer el alcance de las medidas dadas a conocer por la DGGC, con el fin de que trasmitan directamente a sus afiliados desplegados o destinados en Cataluña, todo lo que desde la Institución se hace y se tiene previsto hacer para paliar la situación profesional, familiar y económica de los guardias civiles desplegados, mientras se mantenga la intensidad de la actual conflictividad en ese territorio.

Por Independientes de la Guardia Civil (IGC) asistió el guardia civil Javier, Delegado de Barcelona con destino en el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat de Barcelona.

El representante de IGC fue directo al comunicar al Director General de la Guardia Civil el malestar que le habían transmitido muchos guardias civiles por encontrarse en una situación cercana al estado de excepción o sitio, al haber decidido por su autoridad suspender la normativa reguladora de la jornada de trabajo, pudiéndose llevar a límites de hasta 16 horas continuas de servicio en los peores momentos del conflicto, o a tener una absoluta disponibilidad sin necesidad de regular turnos de trabajo, que permitan un tiempo seguro de descanso, a no ser que se den situaciones muy excepcionales.

El Director General de la Guardia Civil Felix Azón manifestó su sorpresa ante esta situación, y dijo haber visitado a los guardias civiles en los determinados lugares de trabajo y que ninguno le había transmitido ese malestar, siendo por eso que se comprometió con la asociación profesional Independientes de la Guardia Civil (IGC), en comprobar si existía esa justa causa de queja.

El Director General de la Guardia Civil dijo que había suspendido el límite horario a los guardias civiles, por la situación que se vive, aunque el Cuerpo Nacional de Policía siga sujeto a su régimen de horario normal.

Independientes de la Guardia Civil (IGC) entiende que el Director General de la Guardia Civil siguiendo la tradición del Cuerpo, quiere hacer valer ante el Gobierno la absoluta disponibilidad de la Guardia Civil, siempre dispuesta a ser empleada en las situaciones de mayor riesgo y fatiga, para que pueda contar con ella como salvaguarda, y en cualquier caso como primer o último recurso. Si bien para IGC esa disponibilidad puesta al mando de personas, puede en algunos momentos convertirse en derroche de esfuerzos, para cuando sea verdaderamente necesaria su intervención estén los agentes agotados física y psicológicamente, por lo que se han de dosificar los esfuerzos para cuando sean ciertamente necesarios.

Ante esto el Director General dijo que se iban a pagar cantidades extraordinarias en forma de productividad, por ese sacrificio, cifrando en 80 euros día la prestación de servicio en los días de lunes a viernes, y si trabajan en sábado o domingo elevará la cantidad a 120 euros día, en situaciones comunes, si bien en situaciones en que los guardias civiles sean desplazados a contener los focos de violencia, teniendo que disolver a aquellos que alteran el orden público privando de su libertad y de sus derechos fundamentales al resto de ciudadanos, elevará la cifra a 120 euros los días de lunes a viernes y a 200 euros los días sábado y domingo.

Respecto a los guardias civiles ya destinados en Cataluña, y no comisionados, si se ven en la necesidad de intervenir en los dispositivos de prevención y seguridad, recibirán una productividad de 40 euros día, y si coinciden con un evento de alta intensidad de actuación, ante las graves alteraciones del orden público que se viven, subirá a 80 euros día esa retribución de productividad.

La Guardia Civil cifra en un coste semanal extraordinario de 2 millones de euros para la Institución, el mantener esta situación. Dinero que el Gobierno se compromete a sacar de las arcas públicas.

A pesar de este compromiso que correrá en principio a cargo del presupuesto de la Guardia Civil, y que después el Gobierno de la nación a través de la Agencia Tributaria devolverá a la Institución, los guardias civiles no saben cuando recibirán esa cantidad. Por lo que IGC quisiera que se abone cuanto antes, o al menos antes de Navidad para poder disfrutarlo con la familia, pues tampoco saben si los grupos violentos mantendrán su pulso a la sociedad democrática y pacífica hasta en esas fechas, y por tanto tendrán que seguir asegurando las libertades de los catalanes en ese territorio, junto con los Mossos d´Escuadra y el Cuerpo Nacional de Policía.

Los guardias civiles se alojan unos, en hoteles previamente concertados con la Dirección General de la Guardia Civil, o en instalaciones del Cuerpo en Cataluña, siendo que, según información aportada a IGC, en habitaciones de las residencias oficiales para un máximo de tres personas, han llegado a alojarse hasta 7 personas, por lo que conciliar el sueño o descansar ante diversidad de turnos y horarios, resulta a veces más que difícil, aunque se soporta por lo excepcional del momento.

El gasto de alojamiento es sufragado por la Institución, y la dieta de manutención se abona a los guardias civiles, unas veces adelantando alguna cantidad, si bien unos 100 agentes con el curso de Adiestramientos Especiales ADE que les habilita para ser destinados a los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) desplazados a Cataluña, al no estar destinados todavía, no se les adelantó dinero para manutención, y han estado hasta la fecha sufragando el gasto a cuenta de su salario, circunstancia que reconocida por el Director General, tuvo la satisfacción de comunicar que se había trasladado a la caja pagadora y, que el problema quedaba resuelto.

Independientes de la Guardia Civil (IGC) pide a la Administración que no escatime atenciones para los guardias civiles en esta penosa situación, y que resuelva cuanto antes cualquier anomalía que se detecte, al tiempo que exija de los que tienen la responsabilidad de dirigir y organizar, que apliquen la racionalidad para no derrochar esfuerzos y agotar a los guardias civiles cuando no haya necesidad. Evitando de este modo, salvo situaciones excepcionales se respete la normativa reguladora del régimen de horarios.

Los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil (GRS), están ya de por sí más que agotados, sobre todo psicológicamente, por cuanto ante el creciente uso de ellos por disturbios y grandes eventos, no paran casi por casa en todo el año, y eso tiene un marcado trastorno en sus vidas y la de sus familias, que no puede pagarse con dinero.

IGC, organización independiente amante de la libertad y la independencia de las personas, quisiera como el resto de españoles, que esta situación de crispación y violencia se revierta lo antes posible, anteponiéndose al arraigo territorial de las personas, el arraigo social que todos compartimos al estar unidos por una misma nacionalidad o Estado común, que todos queremos mejorar, en beneficio de todos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído