El Fútbol Club Barcelona le retira las medallas a Franco

Se las dieron cuando estaba vivo y se las quitan cuando está muerto. Pero los hechos no se pueden borrar, tanto una cosa como la otra estarán siempre en las hemerotecas.

Todas estas actividades que se llevan a cabo en torno a su figura redundan en beneficio del propio Franco, esto lo ve cualquiera que tenga perspectiva. Tanta mezquindad, tanta vileza, tanta cobardía, tanto deseo de venganza no sirven más que para darle la razón.

Lo que de verdad haría daño a su memoria sería un despliegue de generosidad, un ansia de concordia, una inequívoca voluntad de perdonar, junto al deseo de recibir el perdón. Todas estas genuinas muestras de bondad vendrían a indicar que las actuaciones de Franco fueron desproporcionadas.

La dictadura surgió como consecuencia de una guerra que no debió producirse jamás, pero quienes tenían la obligación de evitar que ocurriera no hicieron nada en este sentido, sino que seguramente hicieron lo posible para que se diera, porque estaban seguros de que la ganarían y que a continuación tendrían las manos libres para actuar como quisieran.

La guerra tuvo unas consecuencias nefastas para España, no solo por los miles de muertos y las destrozas habidas, sino también por el largo periodo dictatorial a que dio lugar.

La guerra no interesaba a nadie, ni siquiera a Franco. Otra cosa es que él la quisiera o no la quisiera, que eso yo no lo sé. Pero desde el momento en que decidió unirse a Mola y Sanjurjo dejó de tener amigos, porque a partir de entonces ya no podía confiar en nadie, dado que cualquier desliz o indiscreción le podía costar la vida. Puede decirse que desde entonces vivió sobre el alambre y que tuvo la suerte de que quienes pretendieron derrocarlo eran peores que él.

En este sentido cabe entender la decisión del Fútbol Club Barcelona. Es deleznable.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído