MARE NOSTRUM

MARE NOSTRUM
Fernando Ayala Vicente

Si uno quiere luchar contra la insensibilidad, vacunarse contra la rutina, rebelarse contra la impotencia o el conformismo, debe, pese a que a veces parezca predicar en el desierto, insistir en denunciar las injusticias.

Para ello hay que saber aprovechar las cualidades y los altavoces de los que te puedes rodear. En mi caso, la escritura, juntar letras como dirían algunos, me sirve de bálsamo para trasladar a la opinión pública, mensajes que, insisto, aunque sean reiterados, siempre serán precisos, oportunos y necesarios.

El caso que nos ocupa hoy es el abandono de la pretenciosa Europa hacia nuestros semejantes que fluyen de otras partes del mundo. Rodeadas nuestras costas por un mar, el Mediterráneo, que tanta riqueza nos ha proporcionado y que en tantas ocasiones nos ha servido para compartir, intercambiar, aprender…. asistimos impasibles, la mayoría de las ocasiones, al abandono en sus playas de cadáveres cada vez más numerosos y de todas las características sociales, económicas, de género, edad, raza, religión…

Tanto presumir de respetar los Derechos Humanos y ponemos el grito en el cielo ante esta anunciada «invasión». Y digo anunciada porque, como todo el mundo debe conocer, a diferencia de otras épocas de nuestra Historia, la llegada, más bien la huida, de estos miles de personas viene motivada fundamentalmente por la amenaza de supervivencia en sus lugares de origen.

Debatimos sobre cómo conceptuarlos: inmigrantes, refugiados, asiliados…. Cierto es que cada grupo puede tener una connotación diferente a la hora de poder atenderlos y darles una respuesta digna, pero no lo es menos que, salvo raras excepciones, vienen caracterizados por un denominador común: la necesidad de ayuda.

Esta puerta de Europa ha hecho que nos acostumbremos a unas imágenes que deterioran el sentido del clásico mare nostrum: hubo un tiempo en que la gente se movía, se mezclaba, se instalaba, se acogía y entre todos generaron una cultura. Ahora estamos ante un nuevo reto, una nueva etapa o ciclo de la Historia: la diversidad en todos los sentidos. Mientras no lo entendamos, no habrá eximentes que perturben esta mirada al futuro. Sólo en nuestras manos está en hacerlo más fácil, colaborativo y sobre todo, pacífico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído