laSexta sigue intentando enterrar el ‘Delygate’, pero los avances judiciales contra el ministro de Transportes les obligan a echar balones fuera

Ferreras intenta salvar al ‘Pinocho’ Ábalos, pero Errejón lo hunde: no debió ocultarlo

Antonio García Ferreras intenta desesperadamente salvar al ‘Pinocho’ José Luis Ábalos. El presentador de ‘Al rojo vivo’ analizó, este miércoles 19 de febrero de 2020, la decisión de una jueza de guardia de preservar las cámaras de seguridad del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez donde se ve su encuentro con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez. En concreto, quería saber qué había de cierta en la presunta tranquilidad del ministro, por lo que quiso contar con la valoración de Íñigo Errejón.

El líder de Más País comenzó su análisis con el ‘manual de la izquierda’, por lo que cargó contra la “derecha” [Partido Popular, Vox y Ciudadanos] por insistir en desvelar todos los secretos del ‘Delcygate’.

“Las fuerzas políticas españolas deben preocuparse primero por los problemas de nuestra tierra y de nuestra gente. Y eso lo veo permanentemente ausente en el discurso de las derechas en el Congreso de los Diputados, que utilizan una sesión de control del gobierno español para preguntar sobre otros países, donde si quieren pueden hacer política, pero mientras sean los representantes del pueblo español yo les pediría que se preocupen por las cuestiones del pueblo español”, indicó Errejón.

En este sentido, el representante español que asesoró a regímenes latinoamericanos no ve problema en que Ábalos aceptase verse con una violadora de Derechos Humanos o que figuras como José Luis Rodríguez Zapatero sigan trabajando a favor de dictaduras como la de Nicolás Maduro. A su entender, el único inconveniente radica en los esfuerzos por ocultar la reunión.

“Si el señor Ábalos quería tener una reunión con la vicepresidenta de Venezuela, la hubiese tenido. Porque hemos visto a muchos mandatarios españoles mantener reuniones con mandatarios de países con los que tenemos inmensas diferencias”, indicó Errejón, de lo que se deduce que: primero, reconoce a Nicolás Maduro como presidente de España;  segundo, que si antes hubo polémicos encuentros, es un cheque en blanco para que desde el gobierno de Pedro Sánchez se reúnan con violadores de Derechos Humanos sancionados por la Unión Europea.

“El problema ha sido como ocultarlo y ese juego permanente en el que va saliendo una gotita cada semana que, por lo que yo sé o llego a saber por lo que publican los medios, no me parece el escándalo que quiere convertir el Partido Popular”, sentencia.

Sin temor a las cámaras

El líder de Más País también ha analizado la decisión de una jueza de guardia de preservar las cámaras de seguridad del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. “Que ahora hay un juez que dice que no se pueden borrar y que quiere ver las cintas, pues vale… que las vea y veremos a partir de ahí qué dice”. Sin embargo, desde el partido Laócrada han advertido que las imágenes aún están en peligro de ser manipuladas.

Sergio Cebolla indica a Periodista Digital, quien afirma que “existe un riesgo real de que se manipule o trocee el vídeo de Ábalos y Delcy Rodríguez. El futuro del gobierno y su supervivencia está encomendado a estas imágenes”. A su entender “no podemos olvidar que se trata de un encuentro del Ministro de Transportes, quien también es Secretario de Organización del PSOE y de un caso que también podrá salpicar al ministro de Interior y al vicepresidente segundo [Pablo Iglesias], quien sería quien invitó a Decly Rodríguez a venir”.

No obstante, reconoce que “la decisión de la juez de guardia me parece muy positiva, porque va en la línea del razonamiento jurídico que nosotros expuesto en las dos querellas que hemos presentado y en las medidas cautelares de afianzamiento de pruebas. Es decir, el mero hecho de que Delcy Rodríguez sobrevolase el espacio aéreo español ya supone un presunto delito de prevaricación”.

En la misma línea, destaca que “la juez considera que existen suficientes indicios para investigar un posible delito”, pero le gustaría que la Justicia fuese un paso más allá para la protección de las pruebas del encuentro: “Nosotros entendemos que la orden del juez de guardia no es suficiente, ya que no nos da ninguna garantía. Las cintas de seguridad deben estar bajo custodia policial y judicial, debido a que la autenticidad de las propias grabaciones pueden estar en cuestión”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído